que-es-el-bromo

Bromo ¿Qué es? ¿Qué cantidad necesita la piscina o spa?

¿Tienes la suerte de tener una piscina o spa en casa? ¿Trabajas como técnico de mantenimiento en un balneario? Generalmente, cuando llega el momento de desinfectar el agua de posibles parásitos y bacterias, todos solemos hacer uso del cloro. Sin embargo, existen muchas otras alternativas que ofrecen grandes resultados y a su vez son idóneas para personas alérgicas al cloro. Por ejemplo, ¿has oído hablar del bromo? ¿Sabes qué es y para qué se utiliza el bromo? Hoy, en el blog de Gestión Piscinas queremos profundizar en este tema. Os contaremos qué es, sus ventajas y cómo se utiliza. Quédate para descubrirlo y tener tu piscina o spa a punto este verano.

¿Qué es el bromo?

El bromo o bromina es un elemento químico procedente de la familia de los halógenos, presente en el agua del mar y en ciertas algas. Se utiliza como biocida de amplio espectro para desinfectar y controlar las bacterias, algas y hongos en las piscinas y spas.

¿Para qué se utiliza el bromo?

Es conocido por sus propiedades desinfectantes, alguicidas y persistentes. Por ello, el uso del bromo se recomienda especialmente en spas, piscinas cubiertas y climatizadas. Por otro lado, como te comentábamos, el bromo es la mejor alternativa para personas alérgicas al cloro, ya que cumple con la misma función. Además, si vives en zonas con temperaturas altas o simplemente te gustaría tener que desinfectar tu piscina o spa con menos frecuencia, el bromo será tu mejor aliado.

Quizá ahora te estés preguntando qué es mejor, el cloro o el bromo. Lo cierto es que en las piscinas con agua fría se recomienda el uso del oxígeno o cloro. Sin embargo, para las piscinas con agua caliente y spas es mejor utilizar bromo. Si utilizas cloro con el agua caliente se producen muchos vapores que irritan las mucosas y es muy desagradable. Además, el bromo es inodoro y menos perjudicial para la piel y mucosas. Sin duda, es de las mejores opciones para mantener el agua de la piscina y spa alejada de virus, bacterias u otros organismos peligrosos para la salud.

¿Cuáles son los síntomas de alergia al cloro?

Y, ¿cómo saber si eres alérgico al cloro? Algunos de los síntomas son:

  • Mareos, náuseas e incluso vómitos.
  • Desorientación.
  • Malestar general.
  • Dolor de cabeza.
  • Tos y estornudos.
  • Problemas respiratorios similares a una crisis asmática.
  • Aparición de eccemas.
  • Picor y sequedad de la piel.
  • Ojos irritados, enrojecidos e inflamados.

En nuestra tienda online contamos con pastillas de bromo como Bromogene, producto desinfectante utilizado como alternativa al cloro. Los responsables de balnearios o mantenedores de piscinas climatizadas estan muy familiarizados con este químico con gran potencial de desinfección.

Bromo Bromogene para Piscinas y Spas

¿Cómo echar bromo en la piscina o spa?

El bromo garantiza una eficacia óptima cuando el agua tiene un pH de 7,5 y el nivel del bromo es de 1 o 3mg/l. Y, exactamente, ¿cuánta cantidad de bromo poner en la piscina? ¿qué cantidad de bromo en spa? Para un tratamiento efectivo, utiliza de 1 a 2 mg/l en una piscina y 2 a 3 mg para un spa. Estas cantidades suelen ser útiles como tratamiento de choque en caso de que el agua de tu piscina o spa esté sucia, turbia o con algas. No obstante, ten en cuenta que estas dosis son orientativas ya que en función de la temperatura, horas de insolación, número de bañistas, cantidad de materia orgánica en el agua, habrá que utilizar más o menos.

Te recomendamos que cuando vayas a utilizar bromo para la piscina, balneario o spa, sigas estas indicaciones:

  • Ajusta el pH entre 7,5 y 8 y deja la filtración en marcha durante 2 horas para volver a filtrar. Al filtrar compurueba que la cantidad es adecuada.
  • Incorpora el bromo en el brominador con una carga máxima de 5 kg.
  • Manipúlalo en lugares bien ventilados y evitar la formación o inhalación de polvos.
  • Evita todo contacto con la piel, los ojos y la ropa.
  • No comas, bebes ni fumes durante la manipulación.
  • Después de la manipulación, lava tus manos con agua y jabón.
  • Evita la incidencia directa de luz solar.

¡Y listo! Ahora ya conoces algunas de las alternativas al cloro para el correcto mantenimiento de las piscinas, spas y balnearios. Una piscina limpia por dentro evita organismos como virus, bacterias u hongos que pueden provocar infecciones. ¡Hazte con este químico y cuida de tu piscina y de tu salud!

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.